domingo, 3 de junio de 2018

SE PRESENTA LA EXPOSICIÓN DEL ARTISTA HÚNGARO VASARELY, EN EL MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA. MADRID, 6 DE JUNIO DE 2018


El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza presenta una exposición monográfica sobre Victor Vasarely (Pécs, 1906 - París, 1997), padre del movimiento Op Art. Organizada con fondos del Museo Vasarely de Budapest, del Museo Victor Vasarely de Pécs, de la Fundación Vasarely de Aix-en-Provence y otros destacados préstamos de colecciones privadas, la muestra ofrece una visión global de la vida y obra del artista húngaro, quien realizó lo mejor de su producción en Francia.
Vasarely es una de las figuras más destacadas del arte abstracto geométrico. Sus experimentos con estructuras espacialmente ambiguas y ópticamente dinámicas irrumpieron en el panorama artístico de mediados de la década de 1960 con la etiqueta Op Art. 

La presentación a los medios

Una rueda de prensa siempre es una fiesta en el Museo de la Baronesa y una oportunidad de ampliar fronteras. En esta ocasión, presentan la propuesta Guillermo Solana, director artístico de la casa y Márton Orosz, comisario de esta gestación.
Esta vez, un año después de que pudiera verse una muestra con arte húngaro aproximadamente en estas fechas, 'Victor Vasarely, el nacimiento del “Op Art”, es una mirada hacia atrás a la producción del " padre del arte óptico", alguien "radical" que "rompió con lo establecido" para poner el arte "al servicio de la sociedad". Esta exposición, diferente, podrá verse en el Museo hasta el 9 de septiembre.

El artista húngaro que trabajó en París, se propuso abandonar los interiores para pocos y ser asequible a todo el mundo, para compartir el arte con la sociedad. Efectivamente, tenía de sus propuestas, un concepto urbano,urbanístico".Democráticoy nada elitista. Es un creador que se convirtió en una de las figuras "más destacadas" del arte abstracto geométrico, con una popularidad breve pero muy difundida entre el gran público.

Dispuesta en ocho secciones y por orden cronológico, en la exposición encontramos los apartados: 'Periodo gráfico', 'Estudios precinéticos y Naissances', 'Belle-isle / Cristal / Denfert', 'Periodo Blanco y negro (Arte cinético)', 'Sistemas universales a partir de un alfabeto plástico', 'Algoritmos y permutaciones', 'Folclore planetario' y 'Múltiples', para "centrar la muestra en el proceso de gestación de su obra".

Como cuenta Guillermo Solana, no es raro que en los años 60 y 70 "las reproducciones baratas de sus obras" habitaran las consultas, aparecieran tanto en las camisetas como en las "minifaldas", porque Vasarely creía que el artista había de "disminuir la distancia entre el arte y la vida".

El responsable de la muestra, Márton Orosz, explicó además que "fue el carácter óptico y cinético" de su arte lo que lo acercó al hecho de la "desmaterialización de la obra artística", porque es el espectador quien completa la obra de arte en su retina y también que el húngaro “es una figura clave en el movimiento cinético porque emplea el movimiento, la duración y el tiempo como expresión artística”.

Como se ha dicho en muchas ocasiones anteriores, intentar “contar” el Arte es una osadía. No hay como ir a la exposición, dejarse llevar, sobre todo tal vez en esta ocasión en que la invitación artística no es meramente figurativa y conocida con anterioridad, sino que busca y necesita más que nunca la complicidad del que mira, del otro, para convertirse en real, hasta donde puedan ser escenificados los sueños, las sensaciones, la pura geometría como lenguaje material.

Se trata una vez más de un desafío y un placer, aunados en un viaje que nos transporta a cualquier planeta donde hubiéramos de recalar, sin redes, en un museo que siempre acompaña y mece al visitante, al peregrino del Arte, entregado sin reservas  a la experimentación y a las emociones.


Alicia Perris

No hay comentarios:

Publicar un comentario