martes, 14 de noviembre de 2017

PUBLICADA 19 NOVIEMBRE LA ENTREVISTA CON EL TENOR MEXICANO JAVIER CAMARENA,EN CONCIERTO EN EL TEATRO DE LA ZARZUELA DE MADRID .


Los triunfadores del Concurso Francisco Viñas, fundado en 1963, por lo que este año celebra su 55ª edición, ofrecieron un concierto en la Sala Principal del Teatro Real. Creado en Barcelona, en memoria del tenor que contribuyó a difundir en España, la obra de Richard Wagner, goza de enorme prestigio.
Como comenta Joan Matabosch, director artístico del Real en el programa de mano algo escueto de esta vez, “la nómina de cantantes lanzados a una carrera internacional (aquí) es espectacular”, desde Vicente Sardinero, hasta Elena Obraztsova, Aquiles Machado, Violeta Urmana, Dmitri Korchak o Javier Camarena, entre otros.
El Teatro Real ha tomado la iniciativa de incluir en su temporada un concierto anual con los cantantes galardonados a modo de apoyo institucional de Madrid a esta convocatoria barcelonesa ya legendaria, que además, permite visualizar la estrecha colaboración entre el Liceu y el Real, y que contribuye a lanzar la carrera de algunos jóvenes que, sin duda, van a destacar entre los artistas más relevantes de los próximos años”.






Elenco
Freddie de Tommaso, tenor (Primer Gran Premio 2018)
Leonor Bonilla, soprano (Segundo Premio 2018)
Sehoon Moon, tenor (Tercer Premio 2018)
Andrew Manea, barítono (Sexto Premio 2018)
 Sergio Alapont, director de orquesta
Orquesta Titular del Teatro Real, (Orquesta Sinfónica de Madrid)







 Programa

PARTE I
Giuseppe Verdi
Obertura de I vespri siciliani (9’)
 Giuseppe Verdi
«Il balen del suo sorriso», aria de Il trovatore (4’15’’)
Andrew Manea
 Gaetano Donizetti
«Ah tardai troppo...O luce di Quest'anima» de Linda di Chamounix (6’30’’)
Leonor Bonilla
 Vincenzo Bellini
«A te, o cara», aria de I puritani (4’)
Sehoon Moon
 Giuseppe Verdi
«Tutto parea sorridere», aria de Il Corsaro (5’)
Freddie de Tommaso
 Giuseppe Verdi
«Addio, addio», duo de Rigoletto (2’)
Leonor Bonilla, Sehoon Moon

PARTE II
 Vincenzo Bellini
Sinfonia de Il pirata (7’20’’)
 Charles Gounod
«C'est là...Salut! tombeau!», aria de Roméo et Juliette (7’55’’)
Freddie de Tommaso
 Jules Massenet
Sevillana de Don César de Bazán (3’15’’)
Leonor Bonilla
 Charles Gounod
«Ah! Lève-toi, soleil!», aria de Roméo et Juliette (5’)
Sehoon Moon
 Gaetano Donizetti
«Cruda funesta smania», aria de Lucia di Lammermoor (4’30’’)
Andrew Manea
 Pietro Mascagni
«Ed anche Beppe amò», aria de L’amico Fritz (3’45’’)
Freddie de Tommaso
 Gerónimo Giménez y Manuel Nieto
«Me llaman la primorosa», de El barbero de Sevilla (5’)
Leonor Bonilla

El mediodía en el foro se ilumina con la presencia de jóvenes valores que seguramente nutrirán la escena lírica en el futuro, como el director musical de esta gala, Sergio Alapont, nacido en Benicàssim con estudios oficiales en Castellón, Valencia, Madrid y Múnich, obteniendo las máximas calificaciones y siendo becado por la Fundación Davalos-Fletcher y la Generalitat Valenciana.

Diplomado en dirección de orquesta con calificación Cum Laude en New York (USA) y Pescara (Italia) con Marco Armiliato y Donato Renzetti respectivamente, dirigió orquestas importantes en Europa y España y este mediodía se lució con un repertorio nada fácil: suenan muy ajustadas sus interpretaciones de Verdi y los compositores belcantistas, igual que L´amico Fritz de Mascagni, Jules Massenet, Gounod y Gerónimo Giménez y Manuel Nieto con su Barbero de Sevilla, única obra en el concierto de referencia de autores españoles.
Su batuta es brillante, comunica de manera excelente con la orquesta y se preocupa y atiende con eficacia la labor de los cantantes, que eligieron para la ocasión un repertorio complicado y aguerrido para voces jóvenes, aunque no al comienzo de su carrera, porque todos ellos, los cuatro que nos acompañaron, han ganado premios y actuado en varias salas de concierto.
La excepción tal vez el “Cruda funesta smania”, de la Lucia de Donizetti, a cargo del barítono Andrew Manea, donde la orquesta debería haber sonado un po più piano.
En cambio, bien ejecutadas y con mucho gusto, las partes dedicadas exclusivamente al lucimiento de la formación del Real, la Obertura de “I vespri siciliani”, de Verdi y la Sinfonía de El pirata, de Vincenzo Bellini. Estupendas.
Como gran vencedor del Concurso Viñas de este año, el tenor británico Freddie de Tommaso, de 24 años, que se llevó el Primer Premio, dotado con 25.000 euros y un contrato para actuar en el Liceo, mientras que la soprano española Leonor Bonilla, de 30 años, conquistó el segundo, de 15.000 euros.
Freddie de Tommaso se lució y fue recompensando por la concurrencia en “Tutto parea sorridere” de Il corsaro verdiano, “C´est là…Salut! Tombeau!”, de la muy escuchada esta temporada Roméo et Juliette” de Charles Gounod (del que se recuerdan los 200 años de su nacimiento) y en “Anche Beppo amò”, del L´amico Fritz de Pietro Mascagni. Tiene una voz con una técnica cuidada, es expresiva y se relaciona muy bien con el público y fue muy aplaudido, igual que Andrew Manea, barítono, con una voz robusta y atrayente en Il trovatore, y Lucia di Lammermoor. Sus roles habituales en su cuerda, son el Marcello de La Bohème, Escamillo de la Carmen de Bizet, Danilo de La viuda alegre y el Padre, en Hansel y Gretel.

No estuvieron mal las dicciones y pronunciaciones en italiano, más irregulares en francés aunque trabajadas y mejorable (siempre es complicado expresarse, paradójicamente en español), la de Leonor Bonilla en El barbero de Sevilla.
Según informa Lyric Art, “Leonor Bonilla, la soprano sevillana del concierto y única voz femenina, también la única presencia española en esta convocatoria del Real, comienza como bailarina en el Conservatorio Profesional de Danza de Sevilla, titulándose en la especialidad de Danza Española. En 2010 inicia sus estudios de canto en el Conservatorio Profesional de Sevilla y desde entonces, aborda una carrera vocal donde han abundado los premios.

Luego de frecuentar el Teatro de La Maestranza, debuta en 2016 en Italia con el personaje de Fiorilla de Il Turco in Italia: Piacenza, Ravenna y Modena; Francesca en Francesca da Rimini en el Festival della Valle d’Itria y Nanetta de Falstaff en Genova. Habría que destacar también, su rotundo éxito con Marina en el Teatro de la Zarzuela, así como sus últimas interpretaciones de la Contessa de Folleville en Il Viaggio a Reims en el Gran Teatro del Liceo y Gilda de Rigoletto en el Teatro Carlo Felice de Génova”.

En esta ocasión interpretó “Ah tardai troppo…o luce di quest´anima” de Linda di Chamounix de Donizetti, la Sevillana del Don César de Bazán, de hondo perfume hispánico y, aún más castizo, (luciendo en las dos últimas interpretaciones mantón de Manila y abanico respectivamente) “Me llaman la primorosa” de El barbero de Sevilla, de Gerónimo Giménez y Manuel Nieto.
Tiene un instrumento cálido, bien manejado y llega a unos agudos espectaculares. Sus verdaderos fuegos de artificio vocales hicieron las delicias del público, no siempre experto pero realmente entusiasta, que la compensaron con vítores y un aluvión de aplausos, muy merecidos.


Foto: Julio Serrano

Finalmente, el tenor surcoreano Sehoon Moon, Tercer premio 2018 del Concurso, regaló una performance esforzada que le valió unas versiones entusiastas de “A te, o cara” del Puritani de Bellini y un sentido “Addio, addio” con Leonor Bonilla de Rigoletto de Verdi. Sin embargo, se quedó algunos momentos cantando solo, porque Bonilla aprovechó al máximo las mayores posibilidades de lucimiento que le ofrecen proyectar la voz hacia el público y al centro de la sala. De todas formas, el cierre estuvo adecuado y se miraron y se encontraron por fin al terminar.
Moon fue también finalista de Operalia en 2016, debutó en Glyndebourne en el verano del año pasado y recorrió las salas y las oportunidades de los teatros de Malmö, Japón y el Bolshoi de Moscú.
Terminó su actuación con un pasaje al que suelen dar relumbrón cantantes legendarios, como Juan Diego Flórez, de grata y siempre añorada presencia en los teatros españoles (aunque venga, siempre se quiere más), el famoso “Ah! Lève-toi, soleil!”, del que salió más que reforzado y también aplaudido.
El cuarteto saludó al final con el maestro Sergio Alapont, que no dejó de sonreír casi durante toda la función. ¡Qué bonito! Tutto benissimo e, solare.

Alicia Perris

No hay comentarios:

Publicar un comentario